Novelas de Patricio Brito-Figari

lunes, 5 de enero de 2009

Para descargar haz click en la imagen.





Opinión experta al segundo libro: "Presagio en Cuarto Menguante"

viernes, 2 de enero de 2009

Revisa el comentario sobre la novela del autor

Revisa un comentario sobre el segundo libro "Presagio en cuarto Menguante", realizada al autor por El Litoral de la Cultura. Éste se encuentra en la sección "De lo nuestro" donde puedes hacer click en el nombre del autor.

Para ir a la página web y ver la crítica
hacer click aquí

Para Reflexionar

jueves, 1 de enero de 2009

¿Será que los laberintos de la vida tienen más de una puerta de salida? Yo creo que sí...¿y tú?

Próximamente podrás encontrar los libros del autor en los Cafés Literarios de Providencia - Santiago. Para más información hacer click aquí


Les dejo una canción para escuchar mientras revisan el Blog.

...Exito!

Patricio Brito Figari

Cuento Breve

sábado, 20 de diciembre de 2008

POLIZÓN DE PASARELA

Escrito por Patricio Brito – Figari


Estaba desarmado; vestía ropas extrañas, zapatos de goma, pantalón a la rodilla y un polerón más largo que su chaqueta. Presa fácil y divertida para un grupo de hombres con estirpe de animal, orgullosos de tener un parche en el ojo, algunos dientes de menos y expulsar olor a marrano enfermo de encierro y barro sobre la mar. Aquellos piratas lo tenían a tiro de pistola; ese polizón debía terminar en el fondo del océano como ofrenda por un viaje que culminó en Valparaíso, el fin del mundo, la meta del corsario furioso. No quiero morir – gritó, pero el disparo se sintió fuerte. Todo se nubló y cayó al vacío. Estuvo suspendido en la nada durante varios minutos hasta que una voz suave reanimó sus sentidos. Lo salvamos – balbuceó la enfermera –, su desvarío acabó. ¡Qué año nuevo dios mío!... Quién iba a creer que la Pasarela Portales se derrumbaría hoy. Quién iba a pensar que este año comenzaría con tanta tragedia.

(En recuerdo de aquel triste año nuevo para la Caleta Portales, Valparaíso.)

******


Cuento Breve

miércoles, 13 de agosto de 2008

EL DÍA INEVITABLE

Escrito por Patricio Brito – Figari

Mientras caminaba por Aníbal Pinto a paso veloz una sensación repentina me detuvo. Giré inmediatamente. Casi al segundo mi vista se clavó al costado de la vereda donde había un cuerpo tendido boca abajo. Quizás era un borracho cobijado por la brisa invernal, tal vez un cardíaco o simplemente un pobre tipo al que le llegó su hora. No lo supe en ese momento, tampoco permití que me importara; por eso luché contra esa energía que me había obligado a observarlo y después de vencerla continué raudo al Centro Cultural donde se estaba dictando un taller literario.


Cuando llegué a destino me abrumó ver que todos los participantes del taller se dirigían hacia la calle con rostros desencajados. No alcancé a saludarlos pues su prisa era tan vehemente que sólo me dejó tiempo para retirarme de la puerta con un salto casi felino. Sentí que si no lo hacía iba a ser apabullado por esa avalancha de gente alterada.

- ¡Bueno! – Exclamé con cierta dosis de humor negro –, algún alma en pena los habrá asustado.


Entonces entré a la sala y me senté al lado de una ventana. Dadas las circunstancias intenté aquietar mi cuerpo cerrando los ojos a la espera de que todos regresaran.


Como los minutos comenzaron a pasar y no quería que ese momento se transformara en tedio, decidí quitarme la careta de hombre insensible que llevo por compañera, y dejé que mi mente viajara hasta aquella vez en que nació mi pequeña hija. Fue un hermoso día, mágico y probablemente irrepetible, no sólo porque permitía satisfacer mi anhelo de entregarle a este mundo una preciosa criatura, sino que además porque era el fruto del amor que sentí por mi mujer desde el primer minuto en que la conocí. Sí, definitivamente la vida me había sonreído, y aunque también la adversidad formó parte de ella, sus avatares jamás fueron suficientes para negar mi dicha secreta.


Cuánto hubiera querido en ese instante de reflexión continuar escudriñando en el pasado, pero un grito ahogado que vino desde afuera me interrumpió:


- ¡Está muerto... está muerto! – Dijo alguien con voz entrecortada.


Entonces me reincorporé y recordé aquel cuerpo que estaba tirado en la calle, ¿se referirían a él, quizás?... Bueno – pensé – habrá que ir a ver qué está pasando. Me puse de pie para salir a la calle a paso lento y constaté que no me había equivocado pues mucha gente se encontraba a su alrededor.


Mientras me acercaba, miles de sentimientos invadieron de manera súbita todo mi ser pugnando por manifestarse, y se sumaron a una indescriptible sorpresa al ver que era mi humanidad la que yacía completamente inerte; sin embargo en ella se apreciaba esa cara que ya no era mía, con un semblante lleno de agradecimiento por haber tenido la oportunidad de conocer en carne y hueso lo que significaba existir. Esta vez quise gritarlo a los cuatro vientos, quise gritar que había sido feliz, que conocí la plenitud y también el amor, no obstante ello ya no podía, porque ese día inevitable para mí había llegado.



******

Cuento Breve

viernes, 1 de agosto de 2008

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

PECADO

Escrito por Patricio Brito – Figari

Irrumpí en la pieza descontrolado por la indignación. Quise darle un palmazo pero me arrepentí porque los golpes nada resuelven; además nunca antes lo había hecho. Serénate, me dije varias veces mientras respiraba hondo para que las palabras fluyeran con coherencia.
Ella estaba al borde de la cama junto a Javier. Lo miraba de reojo sin sentimiento de culpa, como si nada malo hubiera hecho. ¡Espérame afuera!, le ordené al muchacho. Una vez que hable con mi hija vas a tener que escucharme, sentencié con decisión; y cuando padre e hija quedamos solos pude observar con claridad el cubrecamas teñido de rojo. Ahí estaba la evidencia del pecado.

Por qué lo hiciste hija - Fue lo único que se me ocurrió preguntar.

Entonces percibí que ella comenzaba a tomar conciencia de mi furia, Sus ojos se pusieron vidriosos, caminó lentamente hasta la puerta y la abrió. Luego, con un llanto desconsolado corrió adonde su madre... decidí dejarlas solas por unos instantes pues presentía que iba a volver sumisa, y no me equivoqué; al cabo de cinco minutos nuevamente estaba al frente mío para decirme con voz inocente: papito nunca más.

La ternura de sus gestos hizo que me olvidara completamente de lo ocurrido: junto al pequeño Javier, había derramado un frasco de tempera en el cubrecamas recién comprado. Sin duda, a los tres años de edad, los niños no son responsables de expresar en cualquier parte sus inclinaciones artísticas. Decidí tomarla en brazos con suavidad e hice lo mismo con su amiguito. Ella me dio un beso cálido en la frente, pero al verme sonriente no dudó en exigirme unas pocas monedas para comprar chocolates... al parecer dio por entendido que el pecado estaba absuelto.


******

Puerto de Valparaiso

lunes, 31 de diciembre de 2007

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

Los invito recorrer parte del gran Valparaiso

Valparaíso se caracteriza por ser una ciudad que resbala desde los cerros hacia el mar. Son numerosos los cerros de la ciudad, y muchos de ellos presentan particularidades que no se repiten en otros